domingo, 21 de agosto de 2016

PASOS SILENCIOSOS


Gerardo Barbera

Resultado de imagen para la muerte

*
La calle es oscura,

tal vez, no existe.

Todo está en la mente,

la flor que fallece,

el deseo de las aves,

el descanso de las horas,

el dolor y la muerte.


**



La señora camina hacia la nada,

¡La vejez, Dios!

Parecen seres condenados,

hormigas silenciosas

que caen al vacío...,

¡Todo está en la mente!

Todos caminan en silencio...,

El infierno tras las nubes,

el silencio trascendente.


***



El cielo es azul,

los sueños, los besos,

el recuerdo de un baile,

¡Todo está en la mente!

La primera mentira,

las sombras sin vida,

sin lágrimas caminan,

todos caminan...,

lentamente....,

hacia la nada...,

en silencio...,

en orden...,

hacia la muerte. 

jueves, 18 de agosto de 2016

¡ADIÓS HIJA MÍA!







Gerardo Barbera

Resultado de imagen para triste adiós en el aeropuerto

*

¿Te vas?...,
¡bueno, te deseo suerte!
No siento angustia,
ni soledades.
Dejas en mí…,
mucho más que un recuerdo.

**

Yo siempre lo supe,
eres como el viento,
Como el sol en mi ventana.
¿Te vas?...,
Vete hija mía,
no mires atrás…,
tal vez…,
no sea una despedida.

***

Ya están llamando…,
No, no quiero abrazos,
ni lágrimas,
Sólo camina…,
Y antes de entrar…,
Dedícame un beso.

****
No te preocupes…,
Yo me encargo…,
¡Adiós, hija,
tranquila…,
Yo se lo diré a tu madre!

DETRÁS DE LA VENTANA




Gerardo Barbera


Resultado de imagen para fantasmas detrás de la ventana

*
Cuando camino por las viejas calles
de este barrio perdido en el tiempo.
Puedo escuchar las voces de los que se fueron,
algunos piensan que invento cosas,
pero esos espíritus me miran desde las ventanas.

**

Esas casas bañadas de tristezas
atrapan a todos los ancianos cansados.
Ellos tratan de escapar de sus cárceles,
porque ahí vivirán para siempre
como las aves que mueren solas
 sin cantos…, hablando solos,
arrojados en sus jaulas,
como sobrando en la vida.

***

Yo no los miro,
ellos gritan como serpientes
que se alimentan de la sangre de roedores,
a veces, creemos que son gatos,
son ellos, los viejos que han muerto.

**** 
Cuando llego a la casa veo sombras,
destellos extraños en algún rincón.
Sé que alguien encenderá una vela,
bajará las escaleras con las manos extendidas,
dirá que me espera.

*****

Yo no le temo,
 apagaré esa luz,
saldré al patio,
 invocaré al Amo de la noche,
rociaré el jardín con la tierra del cementerio,
colocaré mi libro negro debajo de la cama,
esperaré en silencio,
el rumor de los muertos.


******
Leeré el conjuro del infierno,
las ventanas del barrio cerrarán,
todos los viejos se irán a la cama,
y tal vez,
otro rostro me saludará,
detrás de la ventana,
temprano…,
con la llegada del sol,
 como cada mañana.



LA MADRE ESPERA




Gerardo Barbera

 Resultado de imagen para la madre espera
*

La mirada se pierde en la ventana,
la madre espera al hijo,
ya ha escuchado el silencio de la noche
y los gritos desesperados
de los que no volverán.

** 
Hace tiempo que no duerme,
yace vencida en su cama ,
ahí lo parió, ahí lo espera.
Llegó, el hijo, ¡Dios, ha llegado!
Ella sirve la comida,
el hijo le cuenta historias,
ella escucha atenta,
la noche ha terminado.

jueves, 11 de agosto de 2016

ESPEJOS DEL ATARDECER


Gerardo Barbera




 Resultado de imagen para atardecer

*
Abro los ojos, miro el techo,
la misma cama de tantos años,
acaricio el borde del colchón,
todo es silencio y costumbre,
por fin, estoy despierto.

**
Ha llegado un nuevo día,
será una aventura iluminada,
tal vez escriba alguna canción
que de mi alma brote inesperada.

***
Miro mi rostro en el espejo,
ahí, donde yacen mis esperanzas,
cuántas veces he hablado solo
mirando el mismo cristal cada mañana,
no soy el mismo, veo esa tristeza,
el espejo se ríe,
 el reloj anuncia el amanecer
al ritmo de las mismas campanas. 

****

Las mañanas en mi casa son tristes,
no hay niños, ni flores, ni siquiera un perro.
Aquí todo se ha convertido en sombra:
la sombra de la mujer que me amó,
el recuerdo de los hijos que viven lejos.

*****

Soy la sombra del padre amable
 que llevaba a sus hijos al colegio,
soy el fantasma de un marido olvidado.
Sólo me queda este espejo viejo,
que ya no engaña a nadie.

******

Al atardecer caminaré como siempre
por las mismas calles,
seguro me encontraré a otras sombras,
nos saludaremos en silencio,
ya somos viejos que caen
 como las últimas gotas,
así, en silencio,
con las alas quietas…,
como el sol de la tarde.